La importancia de estar enfocado

La-importancia-de-estar-enfocado.png

Autores: Johan Wennermark- Gustavo López Behar

Estoy enfocado cuando mis sentidos (vista, oído, olfato…) y por ello mi percepción, pensamientos, emociones y conductas están alineados con el objeto o la tarea en cuestión. Este enfoque me permite conseguir mis objetivos de una manera más rápida y fácil. Gracias al enfoque puedo ser más efectivo con menos esfuerzo.
.
¿Qué sucede cuando estoy enfocado?

  • Hay mayor coherencia en mis ondas cerebrales.
  • Priorizo y centro mi atención en el sector de la realidad que me interesa.
  • Tengo claro lo que quiero y lo puedo conseguir más fácilmente ya que tengo menos dispersión y más energía concentrada.
  • Mis movimientos son más refinados y cada vez con menos esfuerzo.
  • Optimizo mis recursos. Me vuelvo más hábil. Mis conductas se van tornando más eficientes. .

Beneficios

  • Aumenta el estado de placer y satisfacción al estar fusionado con lo que hago.
  • Puedo hacer más y mejor y de un modo sostenible en el tiempo: optimizo mi rendimiento
  • Ahorro en mis recursos: ej. tiempo y esfuerzo.
  • Aumento la calidad de lo que hago y evito o disminuyo desperdicios, fallos o lesiones.

¿Cómo lo consigo?
.
Cualquier técnica de relajación, meditación, respiración puede favorecer la habilidad de estar enfocado.

  • Practica estar en el presente. Empieza tu actividad centrándote en el aquí y ahora, observando tu respiración y así te predispondrás a estar plenamente presente.
  • Imita aquel ejemplo que te inspira.
  • Aprender a focalizar tu atención en lo que necesitas en cada momento de la vida, personal o profesional, para obtener un nivel de excelencia constante.

Referencias: http://www.quantumbcn.com

Anuncios

El AMOR EN LA FAMILIA

familoas

Por: Nora Oropeza

Los padres tenemos la obligación de expresarles amor, cariño, afecto y muestras de amabilidad a nuestros hijos, de esta forma, ellos se enseñarán a expresar sus sentimientos, y no convertirse en seres fríos y duros.

El amor siempre debe expresarse, con una sonrisa, una caricia, un detalle, existen miles de formas para expresar amor y más, cuando hay que hacerlo y demostrarlo a los hijos.

Motivarlos en cualquier momento de su vida, hacerlos sentir  queridos, sentirnos orgullosos y empujarlos al éxito y a la felicidad; son grades expresiones de amor que los padres deben dar en su hogar. Los hijos crecerán con gran seguridad, con una mentalidad positiva y con la gran fuerza de luchar por sus objetivos.

Alentar a los hijos para atreverse hacer sus cosas y correr riesgos, es un apoyo incondicional lleno de amor. Tal vez, cuando ellos están pequeños no puedan entender tantas expresiones de amor que se les da en casa, pero cuando crecen, los frutos de todo ese amor se verá multiplicado, porque es ahí donde viene el reconocimiento a los padres amorosos, un reconocimiento que se mostrará con ternura, con amor, con respeto con integración a las nuevas familias que ellos empiecen a formar.

Tal vez para muchos esto puede sonar ridículo y cursi, pero siempre es importante ponerse en el lugar de los pequeños, ellos solo quieren ser aceptados pero con amor, ellos solo necesitan una pequeña pauta para poder dar rienda suelta a sus pequeñas, pero al mismo tiempo, grandiosas manifestaciones de amor. Lo más importante para ellos son sus grandes héroes, sus padres. Son con quienes se sienten seguros y saben que nunca los van a dejar, sin saberlo desde el primer momento convierten a los padres en sus cómplices y sus mejores amigos. No defraudemos ese lazo que ellos han creado, reforcemos cada hilo de unión con nuestros hijos y la mejor manera de hacerlo es demostrándoles amor y que son lo más importante y muy, muy queridos.

En una familia rodeada de amor, donde los padres e hijos se aman, se traduce en una unión familiar de por vida, estarán siempre unidos.

Este sentimiento tan especial puede ser manifestado de muchas formas, lo importante es expresar todo lo que se siente, no quedarse callado ni reprimir los impulsos de afecto que se sienten por los demás.

Todo el mundo debería adoptar como práctica el amor y repartirlo entre todos los individuos, si no sentimos amor, nos convertirnos en personas solitarias y reprimidas y sufren por dentro, por sentir que no encajamos en un mundo donde los más bello es expresar los sentimientos positivos que dan mucha felicidad, como es el amor.

Si enseñamos a nuestros hijos amar, podrán ayudar a mucha gente a no sentirse solo y a hacerlo sentir querido e importante en situaciones difíciles por las que esté pasando. El amor debemos contagiarlo y extenderlo a todas las esferas en las que nos desenvolvemos.

Una parte importante de este sentimiento tan noble, es ponerse en el lugar de los demás, dándole la importancia a lo que sienten, por un momento tratar de entender lo que  les hace sentir mal. Esta demostración hará entender más a las personas y muchas veces, refuerzan la relación que existe entre ambas. Porque aceptar al otro como es, es simplemente amarlo.

El amor que se tiene en casa, podemos repartirlo para otros, aunque ellos sean desconocidos, podemos compartir un poco de comida, un poco de nuestro tiempo para escuchar a alguien o dar atención a quien pida algo de ayuda, como un consejo o una orientación. Debemos siempre esforzarnos por tratar muy bien a los demás, del mismo modo que a nosotros nos gustaría que nos trataran.

No pongamos como pretexto el trabajo y nuestras actividades diarias para no expresar amor. Un momento de conversación, de atención o escuchar a nuestros hijos es una muestra de afecto, tenemos que hacernos el propósito de  tener la mejor relación con nuestra familia. Si nosotros entregamos totalmente este sentimiento, nuestros hijos aprenderán a desarrollar sus propias muestras de afecto y sus sentimientos hacia los demás, día a día, irá creciendo su capacidad de amar. La capacidad de amar del ser humano es el resultado de las muestras de afecto que recibe en el hogar.

Una buena convivencia, se basa en el respeto y el amor que se siente por los demás.

Desarrollemos nuestro propio modelo para demostrar el amor a nuestros hijos y a la pareja, hagamos de él, una diferencia y seamos el ejemplo de muchas familias que admiren el amor con el que vive nuestra familia.

Referencia: http://www.primerofamilia.com

LA AIPEH RINDE HOMENAJE A POETAS Y ESCRITORES HISPANOS

Junta AIPEI

Junta AIPEH

La Asociación Internacional de Poetas y Escritores Hispanos, AIPEH celebró  su convención anual y como parte de sus actividades protocolares rindió homenaje a una serie de escritores puertorriqueños e hispanos radicados en Puerto Rico.  Se otorgó un  certificado de reconocimiento   por  su  destacada labor  a diferentes escritores por sus recientes publicaciones, entre ellos: Ana Delgado “Superficie y Fondo”, Ana M. López “Trabajo Social Forense”, Dra. Ana Marchena “Primaveras de Memoria” y Evelyn Ortiz con su obra “Riquezas Verdes”, entre otros.

La actividad estuvo muy concurrida. Estuvieron presentes algunos invitados especiales entre ellos: Frank Pérez de la Oficina del Procurador de las Personas con  Impedimento y socio fundador, el Sr. José Eduardo Rey del Departamento de Estado y la Dra. Carmen J. Rodríguez, editora de la Revista PSYSOMA y directora ejecutiva de la Asociación de Medios Alternos, Comunicadores y Periodistas.

El periodismo

perriodismo

Por: Belinda Lorenzo Morales

El periodismo es una profesión llena de muchos retos, intensa  e interesante. Como periodistas tenemos la capacidad, el talento y el poder de transformar la noticia. Además del proceso de investigar, recopilar e informar podemos trabajar por un mejor país con calidad de vida. Eso es lo que me llena de forma plena y me hace seguir hacia adelante.

Muchos de los medios de comunicación reseñan las noticias de violencia, asesinatos, muertes; pero eso no es  lo que realmente enriquece o educa un pueblo. No quiero decir que no se quiera dar a conocer lo que está pasando en el país, pero ante tanta noticia estridente  y  turbulenta  la gente pierde la sensibilidad. Todo este cúmulo de noticias afecta nuestra imagen como pueblo y desvirtúan el  acontecer diario y nuestra imagen ante el mundo.

Interesados en mejorar la calidad de vida de nuestro pueblo, hace un año comencé  un nuevo proyecto junto a un grupo de amigos, la Asociación de Medios Alternos, Comunicadores y Periodistas, AMACYP.  Recuerdo cuando iniciamos este camino y me doy cuenta de todos los logros alcanzados. Me satisface saber que en el portal que preparamos hay notas muy diversas, escritas por colegas periodistas y colaboradores  que  les preocupa  reseñar   eventos de otra naturaleza que enaltezcan  y fomenten una cultura de paz.

Considero que llega el momento en que todo periodista responsable quiere ver su país, su gente, su familia viviendo feliz y en armonía con el entorno. Eso es lo que pretendo hoy, convertirme en una herramienta de trabajo positivo, que eduque y transforme. Como asociación nos ha ayudado la unidad, pues si trabajamos unidos podemos lograr grandes cosas.

El periodismo es una fuente de inspiración que permite al periodista llegar a muchos lugares, personas y corazones. Esa es la diferencia de otras profesiones. Tú ayuda y dedicación puede dejar huellas e impactar la vida de un ser humano. Esta en cada periodista decidir hacia dónde se va a dirigir, que vereda va a seleccionar. En nuestras manos está la respuesta, nuestro trabajo, nuestra aportación. Como dijo el fenecido periodista Carlos M. Castañeda “Ser periodista exige sentir pasión profesional, porque hay implícita una misión a realizar, el periodista esta requerido a sentir y vivir su profesión”.  ¡Sigamos hacia adelante dando un giro positivo a esta maravillosa profesión! Felicidades en la Semana de la Prensa en Puerto Rico.

Cómo los grandes líderes inspiran a multitudes

inspiran.jpg

Contra todas las expectativas, Martin Luther King, Steve Jobs y los hermanos Wright lograron el éxito y se ganaron la lealtad de generaciones. ¿Por qué cuando muchos fallan, algunos individuos inspiran acción?

“¿Cómo se explica cuando las cosas no salen como se supone? O mejor, ¿cómo se explica cuando otros son capaces de lograr cosas que parecen desafiar todas las hipótesis? Por ejemplo: ¿Por qué Apple es tan innovador? Año tras año, son más innovadores que toda su competencia. Y, sin embargo, son sólo una empresa de computadoras. Son como todas los demás. Tienen el mismo acceso a los mismos talentos, las mismas agencias, los mismos consultores, los mismos medios. ¿Entonces por qué es que parecen tener algo diferente? ¿Por qué es que Martin Luther King dirigió el movimiento de derechos civiles? No fue el único hombre que sufrió la era previa a los derechos civiles en Estados Unidos. Y ciertamente no era el único gran orador del momento. ¿Por qué él? ¿Y por qué es que los hermanos Wright fueron capaces de idear los vuelos tripulados autopropulsados cuando ciertamente había otros equipos mejor calificados, mejor financiados, que no lograron un vuelo tripulado y los hermanos Wright tomaron la delantera?”

 

Así abre el escritor y motivador anglo-estadounidense Simon Sinek la charla TED que lo convirtió en furor en el año 2009 y que fue una de las más vistas de todos los tiempos. Aquí presentó su concepto de “El círculo dorado”, una teoría que explicaría la diferencia entre un “líder” y “alguien que lidera”, y en por qué ciertos individuos logran inspirar acción, a pesar de tener todas las circunstancias en contra. La innovación de Apple, los sueños de Martin Luther King y la tenacidad de los hermanos Wright son los ejemplos más claros que utiliza, de personas y organizaciones que podrían ser como cualquier otra, pero lograron algo que nadie pudo replicar.

“Hace unos tres años y medio descubrí algo y este descubrimiento cambió profundamente mi visión sobre cómo funcionaba el mundo, incluso cambió profundamente mi manera de actuar en él. Resulta ser que hay un patrón: al parecer, todos los grandes líderes que inspiran y las organizaciones en el mundo piensan, actúan y se comunican exactamente de la misma manera. De manera opuesta a todos los demás”, reveló.

 

Su teoría explica por qué algunos líderes pueden inspirar mientras que otros no. Cada persona y cada organización del planeta sabe lo que hace en un 100%. Algunas saben cómo lo hacen: llámese propuesta de valor agregado, proceso patrimonial, o PUV (Propuesta Única de Venta). Pero muy poca gente sabe por qué hace lo que hace: el propósito, la causa, la creencia.

Los líderes inspirados y las organizaciones inspiradas, sin importar su tamaño, sin importar su rubro, todos piensan, actúan y se comunican desde adentro hacia afuera. Apple se comunica así: ‘En todo lo que hacemos, creemos en el cambio del status quo. Creemos en un pensamiento diferente. La manera como desafiamos el status quo es haciendo productos muy bien diseñados, sencillos y fáciles de usar. Sencillamente hacemos computadoras geniales. ¿Quiere comprar una?’La gente no compra lo que uno hace sino el porqué uno lo hace”.

 

Nada de lo que él dice es su opinión, aclaró. Cuando uno se comunica de afuera hacia adentro la gente puede entender gran cantidad de información complicada, como características, beneficios, hechos y cifras. Eso no guía el comportamiento. Cuando uno se comunica de adentro hacia afuera, habla directamente con la parte del cerebro que controla el comportamiento y entonces se le permite a la gente racionalizarlo con las cosas tangibles que uno dice y hace. Aquí se originan las decisiones instintivas.

El objetivo no es sencillamente contratar gente que necesita un empleo; es contratar a la gente que crea en lo mismo que uno“, afirmó. “Si uno contrata gente sólo porque puede hacer un trabajo, entonces trabajará por el dinero; pero si uno contrata gente que comparte nuestras creencias, entonces trabajarán poniendo sangre, sudor y lágrimas”.

 

Hay líderes y hay personas que lideran. Los líderes tienen una posición de poder o de autoridad. Pero los que lideran, nos inspiran. Ya sea que se trate de individuos u organizaciones, seguimos a los que lideran, no porque tenemos que hacerlo sino porque queremos hacerlo. Seguimos a quienes lideran, no por ellos, sino por nosotros mismos. Y son los que comienzan con el ‘¿por qué?’ que tienen la habilidad de inspirar a quienes los rodean o de encontrar a otros que los inspiren“.

Referencias: http://www.infobae.com

¿Cómo desarrollar en los niños el amor por la lectura?

lectura.jpg

Por Lcda. Nellie Torres de Carella- El Nuevo Día

Uno de las cosas más importantes que los padres deben esforzarse por lograr es que sus niños desarrollen amor por la lectura. La importancia de la lectura es incuestionable. Está asociada al éxito escolar, al desarrollo de un buen vocabulario, del pensamiento crítico, a la destreza de escritura y a destrezas sociales; además del elemento de enriquecimiento cultural que provee. La lectura ayuda a desarrollar empatía y juicio social al leer sobre conflictos humanos, sus raíces y soluciones.

Las estadísticas muestran que pobres destrezas de lectura están relacionadas o pueden llevar a dificultades para encontrar empleo, a delincuencia, deserción escolar y pobreza. Además, también muestran que 43 % de los que tienen un nivel bajo de lectura viven en pobreza y, por ejemplo, 70 % de los confinados tienen un nivel  bajo de dominio de lectura.

¿Cómo pueden los padres y las madres desarrollar el amor por la lectura en los niños y desde cuándo se puede comenzar?

Desde la infancia, los niños pueden comenzar a amar la lectura a través de la rutina diaria de la lectura en voz alta por parte de los padres. Esos momentos inolvidables en los cuales los padres actúan los libros, hacen los ruidos de los animales y muestran un gran deleite por la historia que leen, comienzan a crear una imagen asociativa en el niño de la lectura como un instrumento de disfrute. Esos primeros libros pueden ser de tela o plásticos, para que puedan lavarse y sobrevivan cuando los infantes se los lleven a la boca.

Es importante aclarar que leer en voz alta es una actividad que hacen los padres. No es prudente y viola las normas del desarrollo tratar de enseñarle a leer a un infante con un programa “milagroso” que solo puede crear una aversión hacia la lectura por un niño que aún no está neurológicamente listo para desarrollarla.

Para preescolares, los libros interactivos, que pueden manipular para escuchar ruidos o crear movimiento al mover una flecha, son estupendos para continuar aumentando el amor por los libros y el deseo de aprender a leer. Pueden repetir las mismas historias si el niño las solicita.

Aún cuando ya el niño aprenda a leer, continúa leyéndole en voz alta, pero escoge libros con nivel un poco mayor del que él puede leer, para aumentar su lenguaje, aunque siempre mantén la regla de que deben ser del interés del niño.

Regalarle libros en sus cumpleaños y en días especiales, además de crearle una pequeña biblioteca con libros de su edad e intereses, les creará otra imagen mental de que los libros pueden ser un excelente regalo, un premio. De lo contrario, asociarán los libros solamente con trabajo escolar obligatorio.

Limita la exposición a la tecnología, es muy difícil para un niño desarrollar amor por la lectura si, desde la infancia, es expuesto a pasar horas frente al televisor, tabletas, teléfonos inteligentes y juegos electrónicos. Para el niño, recreación será símbolo de algo visual cibernético que lo mantiene cautivo por horas hasta crear una adicción. Ningún niño de menos de 2 años debe estar expuesto a la tecnología y los preescolares no más de 1 hora diaria. Una vez lean, que la tecnología sea un premio luego de haber pasado un tiempo leyendo.

Nuestras acciones hablan más que mil palabras. No podemos pretender que los niños desarrollen amor por la lectura si, como padres y madres, apenas tomamos un libro en nuestras manos y procuramos en todo momento libre sentarnos frente al televisor o la computadora. No hay mejor lección que la que damos con nuestro ejemplo.

Por último, no desarrollamos amor por aquello que no dominamos y nos da trabajo. Por el contrario, lo evitamos como un mecanismo de defensa emocional, para no sufrir un fracaso. Así que dominar la destreza de lectura es un requisito para desarrollar amor por esta. Para fines de primer grado ya se espera que los niños puedan leer libros de ese nivel con relativa fluidez. Si tu niño está a mitad de la escuela elemental y aún está luchando por aprender a leer, es poco probable que llegue a amar la lectura. Es necesario invertir esfuerzo en ayudarlo a dominar la técnica de la destreza antes de que comience a desarrollar aversión por esta y tire la toalla, pensando que nunca va a aprender a leer y que la lectura es algo detestable y aburrido. Si llega a ese punto, habrá perdido la posibilidad de disfrutar una de las actividades más enriquecedoras que el ser humano puede hacer: leer. Hay terapias especializadas para ayudar a estos niños. Padres y madres: que sus niños desarrollen amor por la lectura está en sus manos.

La autora es patóloga del habla y lenguaje, y directora del Instituto Fonemi de Puerto Rico. El Instituto Fonemi de Puerto Rico es una institución terapéutico-educativa que utiliza los programas modalidades y técnicas de terapia más efectivas, como la terapia sensorial auditiva Tomatis, el programa Lindamood Bell, la terapia oral-motor, la terapia para apraxia del habla infantil y la de narrativa, para ayudar a niños y jóvenes con diversos desórdenes de desarrollo o diagnósticos a superar muchas de sus  dificultades. Ha desarrollado un programa integrado e intensivo para niños con autismo, problemas de lectura y escritura, apraxia del habla infantil y para prescolares con implante coclear. Para información, llama al 787-774-1163 o 787-774-1164 , o escribe al correo electrónico info@fonemipr.com. o entra al portal http://www.fonemipr.com.

 

 

Aprendiendo sobre la marcha: procesos para tiempos de crisis

depositphotos_63404395-stock-illustration-business-man-cartoon-watering-dollar.jpg

Por: Deepak Lamba-Nieves
director de Investigación, Centro para una Nueva Economía

Resulta desconcertante, tras una década perdida en un trote acelerado hacia el desbarrancadero económico, y otra que se avecina según las proyecciones gubernamentales, que todavía ansiemos la llegada de “el plan” que nos va a sacar del lodazal. La terrible situación que enfrenta el país ha alimentado la sed de propuestas abarcadoras y soluciones repentinas. Al mismo tiempo, la incertidumbre nos ha tornado inmunes a la decepción y miopes en cuanto a exigencias cívicas, pues el cementerio de planes gubernamentales está abarrotado pero se le sigue implorando al estado que confeccione y presente un mapa de ruta que asegure el éxito. En esta encrucijada, un plan o instrumento que provea detalles sobre cómo sobreponer la crisis y mejorar el bienestar de la mayoría es necesario pero insuficiente. Más que producir buenos planes, necesitamos encaminar mejores procesos de desarrollo.

Como nos explica el profesor Leonardo Santana Rabell en su análisis crítico sobre el ejercicio de la planificación en Puerto Rico, nuestro antojo por los planes tiene raíces coloniales profundas. En los años treinta, la administración norteamericana estableció la Puerto Rican Emergency Relief Adminstration (PRERA) y luego la Puerto Rican Reconstruction Administration (PRRA), siguiendo las recomendaciones del Plan Chardón, para poner en marcha un programa de trabajo que atendiese los efectos de una grave crisis socioeconómica mediante la extensión de políticas “novotratistas” al terruño. Estos esfuerzos, aunque parciales, sirvieron de zapata y campo de entrenamiento para la creación, en los años cuarenta, de la Junta de Planificación, entidad que se pensó como un centro de comando nacional para “guiar el desarrollo de Puerto Rico de modo coordinado, adecuado y económico” a través de una serie de planes y programas financieros. No obstante, el olimpo tecnocrático y científico que delineó Rexford G. Tugwell—veterano planificador y último gobernador estadounidense de la isla—no se consumó, gracias, en gran parte, a las veleidades del partidismo legislativo y la presión ejercida por diversos intereses económicos.

Desde entonces, la Junta de Planificación ha preparado ambiciosos planes de desarrollo, que según su ley orgánica, se supone que sirvan de guías para ordenar el país. A pesar de sus contribuciones técnicas y analíticas, usualmente terminan siendo ignorados y archivados en algún rincón oscuro —especialmente si su contenido no encaja con la doctrina partidista del momento—. De esta patética experiencia se desprende una lección valiosa: las estrategias, planes y proyectos de desarrollo no son herramientas apolíticas, todo lo contrario. Por más que se promuevan como soluciones técnicas, calculadas y científicas, las maniobras desarrollistas son el producto de fuerzas históricas y políticas.

Interesantemente, el desdén hacia los esfuerzos de la Junta de Planificación no ha amainado el afán por los planes con el paso del tiempo. Producir y promulgar al menos uno se ha convertido en un rito de nuestra burocracia; y no son pocas las firmas y consultores, foráneos y locales, que prestan sus servicios y cobran grandes sumas para cumplir con el simulacro que consiste, en gran medida, en recalentar ideas y plasmarlas en diapositivas coloridas. Ciertamente, no todo es bagazo. Pero raras veces se pasa del texto a la discusión, a la gestión, a la revisión crítica o a la evaluación.  Al parecer, armar un plan se ha convertido en un fin en sí mismo pues la coartada por excelencia del administrador gubernamental arrinconado por el escrutinio público suele ser la lapidaria frase “tenemos un plan”.

Rebasar el fetichismo con “los planes” requiere repensar y proveer alternativas sobre cómo se conciben las propuestas y oportunidades de desarrollo. De entrada, esto requiere entender el desarrollo como un proceso, no un destino o desenlace económico que se manifiesta cuando ciertos indicadores estándar apuntan en la dirección correcta.

Varios estudiosos argumentan que el enfoque procesal nos permite tomar nota de los giros y vueltas, los cambios en las dinámicas de poder, las consecuencias no intencionadas y las oportunidades de aprendizaje que surgen a medida que las ideas de desarrollo se convierten en proyectos y políticas realmente existentes. Además, esta perspectiva nos ayuda a conceptualizar los proyectos de desarrollo como esfuerzos dinámicos que pueden trascender intenciones y planes originales.

La agenda de trabajo de la Comisión de Crecimiento para Puerto Rico del Centro para una Nueva Economía apunta hacia esta dirección. Más que producir otro plan o una colección de estudios, nos interesa encaminar un ejercicio alterno para proponer y ensayar estrategias de desarrollo socioeconómico. Aprovechando el peritaje de expertos locales y de otras latitudes, con diversas perspectivas disciplinarias e ideológicas, nos enfocaremos en realizar análisis, diseñar políticas y, en algunos casos, llevar a cabo proyectos de demostración con entidades estatales, ONGs, el sector privado y académicos. Uno de los objetivos principales es generar ciclos de aprendizaje y que muchas de las lecciones acumuladas se institucionalicen.

También nos interesa fomentar que diversos grupos participen para identificar las soluciones. De nada vale esperar resultados distintos si las mesas de trabajo están pobladas por los mismos de siempre. Sin lugar a dudas, la apertura se traduce en mayor complejidad; de eso se trata. Tradicionalmente, el diseño de políticas y la toma de decisiones sobre el desarrollo económico se han realizado a puertas cerradas, lo que ha permitido que ciertos intereses empresariales y partidistas logren beneficios hechos a la medida, y que cada nueva administración imponga su propio libreto. Bajo este tipo de arreglo, el chanchullo prolifera, pues escasean el monitoreo y la rendición de cuentas. Así pues, la inclusión sirve para fomentar el debate, también para arrojarle luz a un ejercicio tradicionalmente opaco y asegurar que lo acordado se cumpla.

No somos ilusos. Sabemos que para generar oportunidades de desarrollo se necesitan estrategias multifacéticas, duraderas y bien financiadas —preferiblemente lideradas y apoyadas por el estado—. En Puerto Rico, la depresión económica, el entuerto de la deuda y las directrices impuestas por la limitan aún más la poca capacidad que posee el gobierno para atender estos temas. Lejos de relevar al estado, queremos que la Comisión de Crecimiento del CNE encamine acuerdos generales sobre lo posible y deseable, que ayude a mejorar la calidad de las discusiones sobre políticas de desarrollo y que ayude a mejorar el desempeño del sector público. En fin, queremos facilitar un proceso que nos ayude a repensar el desarrollo para generar nuevas posibilidades.

La amistad que nunca fue

amistad.jpg

Una amistad verdadera requiere trabajo, mantenimiento y esfuerzo y, una vez consolidada, es de las cosas más hermosas que existen.
Por María Cristina Moreno Villarreal

 

“La amistad es más difícil y más rara que el amor. Por eso, hay que salvarla como sea”.

– Albert Moravia

Te volviste transparente. No sabes cómo, ni cuándo, ni por qué, pero así es, transparente. Todos lo hemos experimentado, visto o escuchado de personas que lo han vivido. Amistades que parecían sólidas, estables e inquebrantables se desvanecen. Te has vuelto invisible para esa persona que en algún momento fue tu aliado, tu centro de confianza, tu fuerza y naturalmente tú lo eras para ella… o por lo menos eso creías.

Comenzaste a notar un distanciamiento. Cesaron las llamadas y los textos. Tus preguntas, cuando eran respondidas, solo merecían monosílabos o un mohín que no quería decir nada. Si el azar los cruzaba, una mirada esquiva y un “tengo prisa” era el intercambio más elocuente. Al principio pensaste “un mal día lo tiene cualquiera”, aunque había una vocecita que te recordaba que con la cercanía que existía la comunicación debería ser instantánea, aunque fuera para un solo “prefiero no hablar”.

Especulas, para ver si en ella encuentras una respuesta a la interferencia que se ha creado. ¿Sería una conversación fuera de contexto, un comentario mezquino, algo que hayas hecho o dicho sin intención de hacer daño? Todas ellas son razones que pueden incidir y lacerar algo que parecía inquebrantable. Tu consuelo es que si la base de la relación es real y auténtica más tarde o más temprano el espacio para el diálogo se dará. Como diría Cervantes: “Amistades que son ciertas nadie las puede turbar”.

Pasa el tiempo y se va abriendo una brecha, al punto que ya no queda nada que decir. Quizás lo que más te aturde es el silencio, ese silencio incómodo que no dice nada y a la vez lo dice todo: ya no existes, caíste en el vacío, te sacaron de su vida y todavía no sabes por qué.

Una amistad verdadera requiere trabajo, mantenimiento y esfuerzo y, una vez consolidada, es de las cosas más hermosas que existen. Un amigo es ese hermano que escoges, lo conviertes en tu sangre, en tu cómplice y conoce tus más íntimos y oscuros secretos. Es alguien que te complementa, que conoce tus leves y más marcados dobleces. Capaz de sobrevivir la insidia de la gente. Una amistad robusta, sobrevive el trajín diario que provoca momentos de intermitencia, es para toda la vida. Toda relación que merece trascender, hasta las amorosas, se basan en la amistad.

La fortuna me ha regalado buenos amigos, no son muchos, pero son los que tienen que ser. En ellos me he apoyado cuando me parecía que me partía de dolor y pena y yo los he sostenido cuando la vida se ensaña con ellos. Apoyados el uno en el otro sabiendo que todo es más fácil porque nos tenemos.

Para todos los que la amistad es sagrada verse inmerso en una situación como esta resulta difícil de entender, es un duelo. Sin la certeza y la confianza naturalmente el amigo deja de ser. Te supera y quedas descolocado al perder esa pieza que era tan importante para tu estabilidad física y emocional. Sabes que hiciste todo lo que estuvo a tu alcance para salvarla, para abrir esa puerta a un diálogo. Si nunca recibiste la oportunidad para esa conversación, desengáñate y encuentra la calma en saber que esa amistad nunca existió.

Referencia: http://www.magacin.com

La importancia de sonreír

importanza-di-sorridere

Por: Wilfredo Pérez Ruiz

Es una “herramienta” para engrandecer la comunicación en toda circunstancia, tiempo y lugar. Una suerte de “llave mágica” que facilita la convivencia cotidiana y, además, abre numerosas puertas en la actividad profesional, social y familiar. En síntesis, sonreír es bastante más que “mostrarse favorable a una persona, suceso o asunto”.

Sonreír no cuesta nada; enriquece a quienes la reciben, sin restar a aquellos que la dan; se produce como un relámpago, pero su recuerdo a veces dura toda la vida; no existe persona que no la necesite, ni quien no la pueda dar; es fuente de placidez en el hogar; promueve negocios y fortalece amistades; es incentivo para cansados. Es un “don” divino que está a nuestro alcance y que inspira tantos beneficios que bien vale hacer de la sonrisa un elemento inherente a la vida.

Es fundamental para establecer relaciones sociales, mejorar el humor y hasta liberar hormonas que producen sensación de bienestar en el cuerpo. Sin embargo, hay hombres y mujeres que no logran sonreír con frecuencia. Existen razones anímicas, emocionales, de personalidad, temperamento y autoestima, que determinan la falta de capacidad para sonreír y que deben analizarse individualmente con la finalidad de indagar sus orígenes.

El recordado pontífice romano Juan XXIII (1881 – 1963) afirmó: “Cuando uno es joven, sonríe en el vigor de la edad y de la inocencia; cuando se es viejo, en la riqueza de la experiencia”. Y la célebre Madre Teresa de Calcuta expresó: “La santidad consiste en hacer la voluntad de Dios con alegría”.

La Biblia también incluye algunas referencias al tema. Allí está escrito: “Aún llenará tu boca de risa, y tus labios de júbilo” (Job 8:21). El Salmo 126:2 precisa: “Entonces nuestra boca se llenará de risa, y nuestra lengua de alabanza. Entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas ha hecho el Señor con estos”.

En el ámbito laboral y, especialmente, en áreas de counter, recepción, ventas, caja, mesa de partes y afines, es pertinente que el personal posea una actitud espontánea para sonreír y causar una afable impresión a su interlocutor. En este sentido, no olvidemos el sabio y conveniente proverbio chino: “La persona que no sabe sonreír, no debe abrir tienda”.

Se recomienda a las empresas reclutar empleados con el perfil adecuado y capacitado para dar una sonrisa acogedora como parte de su desenvolvimiento. Sonreír, en el trato con concurrentes externos, genera una primera virtuosa impresión y muestra sincera efusividad en la negociación que se desea formalizar. Aparte de presentar tranquilidad, delicadeza y paz interior.

Estas ideas tan elementales no siempre son entendidas por entidades que tienen colaboradores altamente deficientes, entre otras razones, por su aptitud negativa, poco amable y escasa en su potencial de hacer placentero su vínculo con el visitante. Lo cual exhibe una evidente ineficiencia profesional.

Conozco casos en los que los encargados de atención al público solo poseen como “mérito” su óptima presencia, su juventud y, coincidentemente, algún cercano y extraño “enlace” con el propietario de la compañía. ¡Nada más!

Se recomienda que quienes tratan al público tengan una sólida formación emocional, técnica y las destrezas que conviertan su quehacer en una jornada positiva y beneficiosa a los propósitos empresariales de la institución.

Es ineludible aleccionar al trabajador a fin de dotarlo de talentos que hagan agradable su misión y esa satisfacción sea transmitida al cliente. Ello ayudará en el clima laboral, la superación de sus integrantes e incrementará la rentabilidad que, en numerosas empresas, es el único objetivo de sus dueños.

No olvide, sonreír es una terapia espiritual que causará un excelente provecho en su día y en su proximidad con sus semejantes. Sonría, sonríale a la vida, a su vida y a quienes lo rodean. Convierta su sonrisa en su “tarjeta de presentación”.

Referencias: http://www.generaccion.com