El maltrato hacia los niños

Por: Dra. Carmen J. Rodríguez Méndez

La realidad  que vive nuestro país,  relacionado a la Pandemia del COVID, y el  confinamiento  de los niños en el hogar los  hace más vulnerables al maltrato  y a la violencia.

En el mes de abril del 2020, el Departamento de la Familia reportó haber recibido unos 3,069 referidos por maltrato a menores. El día  6 de abril del 2021 la agencia reportó 3,727 referidos lo que implica un aumento en un 21.4%. Estos son los casos reportados, existen  otros  que lamentablemente permanecen en el anonimato y los niños continúan siendo victimizados.

Conforme a la Ley 246 del 2011 se define el maltrato como todo acto u omisión intencional en el que incurre el padre, la madre o persona responsable del menor de tal naturaleza que ocasione o ponga a este en riesgo de sufrir daño o perjuicio a su salud e integridad física, mental y/o emocional incluyendo abuso sexual o la trata humana según es definido en esta ley. También, se  considera maltrato incurrir en conducta obscena y/o la utilización de un menor  para esos fines.

Conforme a lo antes expuesto el maltrato puede ejercerse por  acción o por omisión. Existe cuatro parámetros en los que el maltrato hacia niño puede ocurrir;  físico emocional, negligencia y abuso sexual. En Puerto Rico el maltrato hacia niños puede tener resultado nefastos como puede ser la remoción de los menores y el confinamiento del padre o custodio agresor.

Las familias que identifican su incapacidad para  enfrentar los estresores sociales  asociados a esta Pandemia, tales como: la pérdida de recursos económicos, el confinamiento involuntario,  asumir los rol de maestro y empleado virtual; deben pedir ayuda a tiempo. El no hacerlo propiciará que la situación pueda escalar y traer situaciones sumamente perjudiciales para el niño  como pueden ser la agresión física y verbal.

Existe la Línea PAZ, o especialistas en conducta humana que atienden sus pacientes de manera virtual, consulten a su plan médico. Ellos pueden ser unos excelentes recursos para ayudar a los padres y custodios a desarrollar las destrezas necesarias  para enfrentar todos estos retos que se han suscitado como consecuencia  de esta Pandemia del COVID.

Durante este mes se está celebrando una campaña “YO DEFIENDO EL FUTURO”, por el Departamento de la Familia. Su propósito es reafirmar que  nuestros niños son el futuro y hay que mantenerlos seguros. El Departamento de la Familia también tiene una línea confidencial, 787 749-1333, para denunciar posibles casos de maltrato. Si identifica que un niño está siendo víctima de maltrato o violencia; refiéralo antes de que la situación se convierta en un daño permanente en el niño.

El control de las emociones

Por: Dra. Carmen J. Rodríguez Méndez

Dedicamos mucho tiempo a nuestra formación académica y profesional, sin embargo es muy poco el tiempo que dedicamos a prepararnos para ejercer nuestra función de padre.  El ser padre no sólo implica satisfacer unas necesidades básicas de albergue, cuidado, educación y protección. También existe una parte formativa que es fundamental en el desarrollo del carácter de un niño y que debe ser atendida.

Uno de los retos más grande que puede tener un padre, es ayudar a su hijo en el desarrollo de aquellos comportamientos aceptables que puedan conducirlos hacia una vida plena y emocionalmente estable.  Para lograr este propósito, es necesario que el padre pueda adquirir un conocimiento básico que le permita ayudar a su hijo a manejar de manera adecuada aquellos comportamientos inapropiados como pueden ser la ira, la agresividad, el miedo, la conducta retante y la tristeza, etc.

De la misma manera en que el niño aprende a leer, escribir, correr bicicleta y el padre participa en estos procesos, también él puede ayudar a su hijo a desarrollar las destrezas de autocontrol y expresión de emociones. De esta manera asumiría un rol más  proactivo en el proceso formativo de su  hijo y en el fortalecimiento de su inteligencia emocional. A continuación te presentaremos algunas sugerencias orientadas a enseñar al niño a expresar sus emociones de manera constructiva.

  1. Enséñele a identificar y a diferenciar sus  emociones.  Dependiendo de la edad lo puede hacercon láminas, fotografías o simplemente  pedirle al niño que describa como se siente cuando  tiene  ira,  miedo,  tristeza,  alegría, etc.
  2. Analice con él los efectos de actuar  impulsivamente. Puede pedirle al niño que le narre situaciones en las que se ha sentido muy molesto, incómodo, con miedo, etc. Qué ha hecho y cuáles han sido los resultados. Pregúntele, si se ha sentido satisfecho con dichos resultados.  No emita ningún tipo de juicio por lo que le diga su hijo, sólo limítese a escuchar. Esta es una maravillosa oportunidad de conocer el interior de su hijo, como él ve las situaciones y como percibe el mundo exterior.
  3. Enséñele al niño a pensar en término de que todo comportamiento tiene consecuencias y cuan preparado está para afrontarlas. Esta reflexión le ayudará a pensar antes de actuar y contribuirá a desarrollar su inteligencia emocional.
  4. Enséñele al niño qué es buen comportamiento. Muchosniños actúan conforme alos patrones conductuales de agresividad que observan en su núcleofamiliar o de amigos. Resultaría muy prudente tener reglas sencillas de buen comportamiento, explicárselas y ver cuán bien las internaliza y las actúa.  Los sistemas de fichas y las Tablas de Destrezas para monitorear diariamente el comportamiento pueden ser muy útiles.
  5. Establezca límites a su comportamiento y otorgue cierto grado de flexibilidad dentro de esas normas.  Las normas le ayudarán a establecer un sistema de organización interna y un marco referencial para su desarrollo emocional.  Los niños que se desarrollan sin límites tienden a desarrollar problemas de conducta y de adaptación en la  escuela y en la sociedad.

6. No tema negociar con su hijo,  una que otra actividad. Recuerde que las imposiciones pueden traer resentimientos. El darle la oportunidad de ser partícipe en el proceso de tomas de decisiones lo ayudará a adquirir madurez y a asumir mayor compromiso por los acuerdos tomados.

7. Refuerce todas aquellas conductas o aproximaciones al comportamiento deseado. Existen expresiones que ayudan a  aumentar la frecuencia de las conductas deseadas y estas pueden ser: veo que te estás esforzando, muy bien, que bonito te está quedando, etc.  Recuerde que la conducta que se refuerza se fortalece y se repite.  En cambio la que se ignora,  se extingue.

8. Provea un espacio,  este puede ser el cuarto del niño o un área libre de estímulos en el cual él pueda reflexionar y calmarse. Este período de aislamiento debe ser proporcional a la falta, pero no demasiado largo, ya que el niño podrá olvidar porque y para que está ahí. Una vez concluya el período analice con el niño los hechos y trate de llegar a un acuerdo para que esa conducta no se repita nuevamente.

9. Ayude al niño a sentirse cómodo y confiado. Si es hiperactivo provea para que pueda hacer ejercicios, correr bicicleta, nadar o practicarcualquier deporte que lo ayude aemplear su energía.Si es más pasivo, desarrolle actividades que lo ayuden a mantenerse entretenido.  Estas actividades pueden ser: hacer manualidades, jugar con legos, colorear un libro, ver una película, etc.  En ocasiones la falta de entretenimiento y actividades que mantengan al niño ocupado le pueden causar incomodidad y deseos de incurrir en conductas inapropiadas para expresar su malestar.

10. Exprésele su admiración y respeto por los logros o actividades que realiza.  Los niños valoran la atención que le prestan sus padres. Para ellos ustedes son sus superhéroes. En ocasiones el mal comportamiento de los niños es provocado por la falta de atención de los padres y por el deseo genuino de ellos de que les presten atención y los tomen en cuenta.

11. No pierda la calma cuando tenga que llamarle la atención, explíquele que no está de acuerdo con su comportamiento y que espera de él.  Pídale con firmeza, pero con amor que interesa que desista de dicho comportamiento. Explíquele que si continúa comportándosebien y de manera adecuada, podrá más tarde jugaro hacer cualquier actividad que le guste.  Este tipo de dialogoestimulará el buen comportamiento.

12. Evite las cantaletas y el castigo corporal. Al niño que se le pega constantemente, llega el momento en que se insensibiliza, hasta el punto de retarlo y hacer que sea usted el que pierda el control.  Este tipo de pulseo sólo afectará la relación y el respeto hacia usted.

13. Sea un buen ejemplo para ellos.  Gran parte del comportamiento que exhiben los niños es imitativo.Muchos de los comportamientos que exhiben los niños los aprende desu núcleo familiar.  Ayude a su hijo a formarse en un ambiente emocionalmente saludable en el que abunde el amor, la confianza, el respeto, la armonía yla buena  disciplina.

ÉXITO PAPA, ESTÁ EN TUS MANOS HACER LA DIFERENCIA.

Día internacional de la madre tierra

Por: Belinda Lorenzo Morales

Hoy celebramos la vida de nuestro planeta y abrimos una ventana de oportunidades para cuidar, proteger y prevenir que desaparezca nuestro entorno. Motivamos y educamos a las futuras generaciones a cuidar de nuestra casa, porque nuestro planeta es irrepetible. Tiene unas características que así como el ser humano, le hacen diferente, único y especial. ¡Cuidemos nuestro planeta!

RECONOCEN LABOR DE REVISTA PSYSOMA

Por: Belinda Lorenzo Morales

El jueves, 8 de abril la Asociacion Internacional de Poetas y Escritores Hispanos de Puerto Rico (AIPEH) se reunió en el Ateneo Puertorriqueño en San Juan donde reconoció la labor de la autora de la Revista Psysoma y colaboradora de la Asociación de Medios Alternos Comunicadores y Periodistas (AMACYP), la doctora Carmen Rodríguez Méndez. Esta escritora fue homenajeada con el premio Medalla de Oro. Un reconocimiento que destaca la aportación de la literatura puertorriqueña a la salud mental y el gran legado a la cultura hispana. ¡Muchas felicidades!

La Semana Santa

Por: Belinda Lorenzo Morales

La Semana Santa es un periodo para reflexionar. Un momento para compartir en Familia nuestra espiritualidad. y para educar a los más pequeños sobre la importancia de conocer al único ser Creador de todo y el que perdonó nuestros pecados. Solo por fe lo creemos y llevamos en el corazón. Abracemos esta semana reconociendo la importancia de este sacrificio perfecto. Feliz Semana Mayor y que el Eterno los bendiga.

Feliz Navidad

La Navidad en muchas ocasiones es asociada con tiempo de fiesta, jolgorio, regalos y demás. En estos momentos la Navidad es mucho más. Se ha convertido en  un espacio para meditar, recordar a los nuestros, celebrar la vida y vivir con la esperanza de volver a encontrarnos a compartir como antes. La AMACYP les felicita y les desea una Feliz Navidad y un próspero año nuevo. Lleno de mucho amor, paz y felicidad. Gracias por formar parte de nuestra FAMILIA.

El espíritu de la Navidad

Por: Dra Carmen J. Rodríguez Méndez- Psicóloga

El  espíritu de la Navidad es una tradición de naturaleza Celta que celebraba la llegada del invierno. Muchas personas también llaman  a este espacio, el Solsticio de Invierno, en el que el sol se encuentra estático por un espacio limitado de tiempo. La cultura Romana adoptó esta tradición, y la extendió durante un periodo más extenso llamada Navidad. La cultura  Norte Americana  bautizó  este periodo con el nombre del “Christmas Spirit” y adoptó  otras tradiciones como la de Santa  Claus o Papa Noel

De acuerdo a la tradición, se dice que durante dos horas cada 21 de diciembre,  de 10 a 12 p.m., el Espíritu de la Navidad desciende  para visitar a todas aquellas personas de buena voluntad. El propósito es  brindarle la oportunidad para que hagan sus peticiones o expresen su agradecimiento. Esta celebración  resalta la solidaridad y  el compartir.

Existen muchos rituales relacionados a esta tradición.  Algunas personas encienden velas alusivas  a la navidad. Otros esparcen incienso para atraer la buena suerte y agradecer por todas las bendiciones recibidas. Finalmente,  las personas involucradas en el ritual solicitan sus deseos y visualizan cosas bonitas para todos. Sus deseos los escriben y los guardan hasta el año entrante.

En mi opinión personal  visualizo esta tradición  como la conjugación de dos energías propias de esta época Navideña,  el deseo de dar y el deseo  de agradecer. Esta año ha sido muy  difícil para  todos, con esta pandemia debida al Covid 19 y la pérdida de empleos. Aún así debemos estar  esperanzados  en  que mejores tiempos vendrán. Recuerden que en Puerto Rico se disfruta de las Navidades más extensas del mundo,  comenzamos en Noviembre y terminamos en Enero con los Reyes Magos y las  Octavitas.

No importa cuál sea la tradición,   Es importante que recordemos que la Navidad  debe ser un tiempo  para  ayudar a los que nos necesitan, de ser mas compresivos y mejores personas. Se trata de estar en armonía con nuestros familiares,  amigos y vecinos.  A su vez también es importante que se intensifique el deseo colectivo  de bienestar para  que el año 2021 sea de paz y prosperidad. Sin olvidar el verdadero  significado de la Navidad que es  la conmemoración del Nacimiento del niño Jesús.