Cómo los grandes líderes inspiran a multitudes

inspiran.jpg

Contra todas las expectativas, Martin Luther King, Steve Jobs y los hermanos Wright lograron el éxito y se ganaron la lealtad de generaciones. ¿Por qué cuando muchos fallan, algunos individuos inspiran acción?

“¿Cómo se explica cuando las cosas no salen como se supone? O mejor, ¿cómo se explica cuando otros son capaces de lograr cosas que parecen desafiar todas las hipótesis? Por ejemplo: ¿Por qué Apple es tan innovador? Año tras año, son más innovadores que toda su competencia. Y, sin embargo, son sólo una empresa de computadoras. Son como todas los demás. Tienen el mismo acceso a los mismos talentos, las mismas agencias, los mismos consultores, los mismos medios. ¿Entonces por qué es que parecen tener algo diferente? ¿Por qué es que Martin Luther King dirigió el movimiento de derechos civiles? No fue el único hombre que sufrió la era previa a los derechos civiles en Estados Unidos. Y ciertamente no era el único gran orador del momento. ¿Por qué él? ¿Y por qué es que los hermanos Wright fueron capaces de idear los vuelos tripulados autopropulsados cuando ciertamente había otros equipos mejor calificados, mejor financiados, que no lograron un vuelo tripulado y los hermanos Wright tomaron la delantera?”

 

Así abre el escritor y motivador anglo-estadounidense Simon Sinek la charla TED que lo convirtió en furor en el año 2009 y que fue una de las más vistas de todos los tiempos. Aquí presentó su concepto de “El círculo dorado”, una teoría que explicaría la diferencia entre un “líder” y “alguien que lidera”, y en por qué ciertos individuos logran inspirar acción, a pesar de tener todas las circunstancias en contra. La innovación de Apple, los sueños de Martin Luther King y la tenacidad de los hermanos Wright son los ejemplos más claros que utiliza, de personas y organizaciones que podrían ser como cualquier otra, pero lograron algo que nadie pudo replicar.

“Hace unos tres años y medio descubrí algo y este descubrimiento cambió profundamente mi visión sobre cómo funcionaba el mundo, incluso cambió profundamente mi manera de actuar en él. Resulta ser que hay un patrón: al parecer, todos los grandes líderes que inspiran y las organizaciones en el mundo piensan, actúan y se comunican exactamente de la misma manera. De manera opuesta a todos los demás”, reveló.

 

Su teoría explica por qué algunos líderes pueden inspirar mientras que otros no. Cada persona y cada organización del planeta sabe lo que hace en un 100%. Algunas saben cómo lo hacen: llámese propuesta de valor agregado, proceso patrimonial, o PUV (Propuesta Única de Venta). Pero muy poca gente sabe por qué hace lo que hace: el propósito, la causa, la creencia.

Los líderes inspirados y las organizaciones inspiradas, sin importar su tamaño, sin importar su rubro, todos piensan, actúan y se comunican desde adentro hacia afuera. Apple se comunica así: ‘En todo lo que hacemos, creemos en el cambio del status quo. Creemos en un pensamiento diferente. La manera como desafiamos el status quo es haciendo productos muy bien diseñados, sencillos y fáciles de usar. Sencillamente hacemos computadoras geniales. ¿Quiere comprar una?’La gente no compra lo que uno hace sino el porqué uno lo hace”.

 

Nada de lo que él dice es su opinión, aclaró. Cuando uno se comunica de afuera hacia adentro la gente puede entender gran cantidad de información complicada, como características, beneficios, hechos y cifras. Eso no guía el comportamiento. Cuando uno se comunica de adentro hacia afuera, habla directamente con la parte del cerebro que controla el comportamiento y entonces se le permite a la gente racionalizarlo con las cosas tangibles que uno dice y hace. Aquí se originan las decisiones instintivas.

El objetivo no es sencillamente contratar gente que necesita un empleo; es contratar a la gente que crea en lo mismo que uno“, afirmó. “Si uno contrata gente sólo porque puede hacer un trabajo, entonces trabajará por el dinero; pero si uno contrata gente que comparte nuestras creencias, entonces trabajarán poniendo sangre, sudor y lágrimas”.

 

Hay líderes y hay personas que lideran. Los líderes tienen una posición de poder o de autoridad. Pero los que lideran, nos inspiran. Ya sea que se trate de individuos u organizaciones, seguimos a los que lideran, no porque tenemos que hacerlo sino porque queremos hacerlo. Seguimos a quienes lideran, no por ellos, sino por nosotros mismos. Y son los que comienzan con el ‘¿por qué?’ que tienen la habilidad de inspirar a quienes los rodean o de encontrar a otros que los inspiren“.

Referencias: http://www.infobae.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s