Ejercicios para desahogar tus emociones

emociones.jpg

Por: Agencia EFE

¿Le gustaría reencontrarse consigo mismo, conocerse mejor y responder a cuestiones sobre las que nunca había reflexionado, para aclarar sus ideas o descubrir aspectos latentes de su personalidad para mejorar cada día?

Según la psicóloga Noelia Mendive (Pamplona, España, 1987), formada en psicoterapia breve, para conseguirlo solo necesita una hoja de papel, y dedicar unos minutos a escribir y trazar unas líneas o dibujar con un lápiz, bolígrafo o rotulador, efectuando dos de los 49 ejercicios prácticos de escritura terapéutica elaborados por ella.

Estos ejercicios, forman parte del manual de ‘Transformación emocional’ publicado por la psicóloga para hallar respuestas a nuestros dilemas actuales y pasados, usando la escritura expresiva como medio de crecimiento personal, curación y autoayuda.

Para Mendive (www.facebook.com/noeliapsicologiapamplona), escribir desde nuestro interior, sin estar condicionados y sabiendo que lo que escribimos no vamos a compartirlo con nadie, “supone un desahogo emocional, tiene una función terapéutica y es muy eficaz para buscar soluciones a problemas o desarrollar estrategias de cambio”.

“Tras expresar el malestar o la problemática concerniente, nuestra mente se libera del conflicto en sí y deja espacio para poder pasar a la acción”, explica Mendive, quien propone dos sencillos ejercicios de escritura destinados a conocernos mejor y poder mejorar nuestras vidas.

“Normalmente tendemos a idealizar el pasado, menospreciando el presente y pensando que cualquier tiempo pasado fue mejor”, explica Mendive.

Pero, según esta psicóloga, “a veces, conviene tomar perspectiva y darnos cuenta de que, a lo largo de nuestra vida, hemos superado, con más o con menos éxito, un sinfín de pruebas dolorosas, y aquí estamos, vivitos y coleando”.

“Por eso, el beneficio más importante de este ejercicio consiste en que hacernos conscientes de los desafíos superados, lo que nos permite creernos que somos capaces, que tenemos coraje, y que podemos con lo que nos venga”, recalca.

“Otro de los beneficios es que, analizando las etapas de nuestra vida, podemos comprender cómo han afectado determinadas circunstancias a nuestro carácter, decisiones y a quienes somos”, añade.

“Conocernos a nosotros mismos nos abre la puerta a la aceptación, a respetarnos, a aprender a tomar decisiones y a ser conscientes de que somos únicos y nuestra vida también lo es”, señala Mendive.

Para aprovechar al máximo el ejercicio, la psicóloga recomienda que después de analizar nuestra existencia en base a etapas o vivencias significativas, hagamos lo mismo desde los sentimientos y las emociones, dividiendo nuestra vida en “etapas emocionales”, según el estado de ánimo y sus variaciones a lo largo del tiempo.

La línea de la vida positiva

Mendive ha ideado una variante denominado “La línea de la vida”, consistente en realizar una línea horizontal sobre un folio e ir señalando en ella todos los acontecimientos vitales de importancia, desde que nacimos hasta ahora, y aquello que nos gustaría hacer en el futuro.

En este nuevo ejercicio, se trata igualmente de trazar una línea horizontal en el papel, situando a su inicio la fecha de nuestro nacimiento y al final, la fecha presente, sin trabajar el futuro.

“Señala a lo largo de la línea únicamente aquellas experiencias positivas que te han sido regaladas desde el momento en que naciste hasta el día de hoy, incluyendo todo aquello que te haya hecho feliz”, propone Mendive. Esta psicóloga promete que este ejercicio nos sorprenderá, ya que la vida no solo se compone de momentos dolorosos y dificultades, sino que está llena de experiencias preciosas que a menudo olvidamos, y por eso nos invita a recordarlas y a revivir esos momentos mágicos de nuestro viaje vital.

“Al realizar esta tarea y recordar nuestro vivir, se manifiesta la alegría, esa emoción tan escondida en la actualidad por las prisas y el estrés de la vida cotidiana, y que nos reservamos para sentirla únicamente en los momentos especiales o sobresalientes”, señala Mendive a Efe.

“Mediante este ejercicio, podemos sorprendernos sonriendo y disfrutando de buenos momentos y, probablemente, aparecerán logros asociados a esas etapas especiales y positivas, por lo que volverán: la confianza en nosotros mismos, la motivación y las ganas de avanzar”, señala.

“En general, nuestra autoestima se ve reforzada, y cuando esto ocurre, creemos en nuestras capacidades, en nosotros, y también en la vida”, según Mendive.

“Para aprovechar mejor este ejercicio lo ideal es realizar un trabajo de introspección durante un par de días, estar más atentos a los pensamientos, tratando de centrarnos en detalles pasados, para poder ir añadiendo experiencias positivas a nuestra línea vital, ya que muchos de los placeres nos los han producido pequeños momentos y personas”, concluye Mendive.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s